ABOGADOS NEGLIGENCIAS MÉDICAS BARCELONA Y VALLÉS
Inicio
Consulta Gratis
Quienes somos
¿Que es reclamable?
Consultas frecuentes
Historial médico
ALARMA: Ala Octa
Busca Hospitales
Nuestros despachos

 ¿Que tipo de negligencia medica es reclamable?, ¿En cualquier ambito sanitario? ¿Todo tipo de comportamiento incorrecto por parte del personal sanitario puede dar lugar a una reclamación?.

Habrá que analizar cada situación de manera individualizada, pero en todo caso;

EXISTEN DIVERSAS NEGLIGENCIAS O ERRORES MEDICOS QUE PUEDEN CAUSAR DAÑOS Y QUE NUESTRO BUFETE LE PUEDEN RECLAMAR

 

Negligencias en los servicios de urgencias

Las reclamaciones relacionadas con los servicios de urgencias tienen que ver con el retraso en el diagnóstico de patologías cuyo tratamiento debe considerarse urgente por falta de realización de pruebas que estaban indicadas.

La urgencia del tratamiento va desde el compromiso vital del paciente ante su ausencia como por la inutilidad de las medidas terapèutica respecto a la enfermedad, si no se llevan a cabo en determinado plazo.

 

Negligencia médica en la cirugía estética y cirugías oculares no curatives.

Nos situamos en lo que la doctrina llama la medicina voluntaria o no curativa.

Se trata de cirugías estéticas, es decir, con la intencionalidad de conseguir un mejor aspecto físico siquiera subjetivo. Y aquellas cirugías oculares que no tratan de curar ninguna enfermedad, sino mejorar la visión eliminando algunas dioptrías.

A todas las posibilidades de reclamación que se han analizado en los demás apartados, éstas tienen como rasgo distintivo que se asemejan a lo que jurídicamente se denomina "contrato de obra", obligándose el facultativo al resultado pactado de tal forma que cualquier desviación de este resultado, siempre que no sea causado por el propio paciente, será motivo de responsabilidad y de reclamación.

 

Errores Médicos relacionados con el tratamiento y diagnóstico del cáncer (oncologia)

La inmensa mayoría de los casos relacionados con el cáncer no tienen origen en el tratamiento que se dispensa a esta enfermedad, sino en los retrasos en el diagnóstico de la misma.

El diagnóstico tardío en el cáncer merma, en la mayoría de los supuestos, las posibilidades de sobrevida y suele exigir la necesidad de instaurar tratamientos mucho más agresivos y penosos para el paciente.

El tiempo puede marcar la diferencia entre un cáncer perfectamente localizado y operable y un cáncer diseminado a distancia o locorregionalmente.

Este concepto se relaciona con la denominada "pérdida de oportunidad" por la jurisprudencia. De esa forma, los supuestos de responsabilidad afectan tanto a la medicina de atención primaria como a diferentes especialidades, dependiendo del lugar exacto donde el cáncer despliegue su sintomatología.

Listas de espera y demoras en el tratamiento

El sistema de listas de espera en los sistemas sanitarios es motivado por la limitación de medios disponibles frente a las cargas asistenciales. Una mejor o peor gestión de los recursos, sin duda acortará o alargará los plazos de espera.

Las listas de espera en que se incluye al paciente dependerá del tipo de patología de acuerdo a criterior legalmente establecidos.

Lo más relevante en cuanto a reclamaciones se refiere es el supuesto en que nos encontramos con un enfermo grave, de una patología potencialmente mortal, y es incluído en un sistema de listas de espera. Si hemos de suponer que en el interin el paciente fallece de la patología de la que iba a ser intervenido el propio sentido común nos dice que algo ha fallado en el sistema.

 

Errores médicos de diagnóstico

En puridad el error de diagnóstico no puede considerarse generador de responsabilidad puesto que la ciencia médica no es una ciencia exacta. Lo que sí genera responsabilidad y por tanto reclamaciones es el error de diagnóstico fundamentado en la ausencia de realización de pruebas diagnósticas que, dada la clínica y sintomatología del paciente, estaban indicadas realizar.

El error de diagnóstico así fundamentado puede provocar un agravamiento de la enfermedad por falta del oportuno tratamiento e incluso que el dispensado esté contraindicado. Todo ello será motivo de reclamación

 

Negligencia médica en la información al paciente (Omisión del consentimiento informado)

El análisis minucioso de las doctrinas sobre el consentimiento informado requeriría la publicación de un tratado completo. Es motivo de numerosas reclamaciones y la jurisprudencia que se ha creado alrededor suyo prolija.

Si una frase sencilla puede resumir su problemática es esta: "El médico nunca me avisó de que ésto me pudiese ocurrir".

 

Negligencia durante la anestesia y reanimación y reacciones adversas a fármacos

Son dos grandes subgrupos de reclamaciones que están vinculadas entre sí. En lo que se refiere a la actividad púramente anestésica las reclamaciones suelen surgir por la ausencia de anestesista durante intervenciones que se consideran sencillas, pero que cursan con complicaciones sin que el equipo quirúrgico pueda reaccionar a tiempo ante la falta del profesional. Puede ocurrir que el paciente descienda sus niveles de oxígeno, asfixiándose sin que nadie se percate hasta que es demasiado tarde.En otras ocasiones la intubación/extubación descuidada puede causar lesiones.

Los medicamentos pueden causar reacciones adversas que pueden ir desde la levedad hasta un shock anafiláctico con compromiso vital. Los anestesistas y en general todos los médicos están expuestos a que un fármaco pautado pueda provocar una reacción alérgica en el paciente.

Los tribunales han ido variando su postura acogiendo a veces la responsabilidad objetiva por ese hecho y otras veces considerándolo un hecho imprevisible.

 Daños por errores en el uso de aparatos médicos

En ocasiones un mal funcionamiento de un aparataje médico puede cursar con lesiones graves que añada al paciente secuelas que antes de acudir al servicio no tenía y que serán motivo de reclamación.

Se producen éstas tanto en el contexto de intervenciones quirúrgicas como en tratamientos médicos como puede ser radiología o láser, o en procedimientos diagnósticos.

La determinación de la causa del mal funcionamiento, déficit de mantenimiento o de fabricación, puede provocar que la reclamación deba también dirigirse contra el fabricante.

 Negligencias médicas durante los partos y seguimiento del embarazo

El alumbramiento de un bebé es un proceso natural que puede estar cargado de complicaciones y los servicios médicos han de estar preparados para afrontarlas con eficacia dado que en breves plazos de tiempo los daños pueden ser catastróficos, desde traumatismos obstétricos hasta lesiones cerebrales que cursarán con parálisis cerebral. Se trata de una medicina altamente protocolizada para cada tipo de complicación que va surgiendo.

Tanto a nivel hospitalario como de sociedades científicas (en España la SEGO-Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia) se publican protocolos médicos de actuación para la resolución de cualquier complicación obstétrica.

Lo primero que habrá que analizar ante la presencia de una parálisis cerebral, el peor de los supuestos, es si ésta está causada por el parto. Existen criterios aprobados de consenso para definir un episodio hipóxico agudo intraparto que en el año 2.005 fueron publicados por la SEGO recogiendo las conclusiones del American Collage of Obstetricians and Gynaecologits (ACOG)

 

Contagios hospitalarios (Infección nosocomial)

El contagio de un germen por parte de un paciente puede resultar un hecho catastrófico que de al traste con intervenciones quirúrgicas o ponga en peligro la vida del paciente que se encuentra ingresado.

La ciencia médica actualmente entiende que existe un reducto imposible de erradicar de contagios en los medios hospitalarios del primer mundo.

No obstante, todos los hospitales de nuestro entorno instauran protocolos de prevención que incluyen medidas de asepsia del personal, instrumental quirúrgico y demás aparataje médico, así como las formas de manipulación de los pacientes, y controles ambientales. Igualmente los servicios de medicina preventiva tratan de detectar brotes de contagio en todas las áreas de hospitalización.

Los juzgados y tribunales españoles sostienen que el paciente que está al cuidado de un hospital no debe tener que soportar las consecuencias de un contagio y que éstas han de ser indemnizadas, salvo que el servicio médico acredite que se cumplieron todas aquellas medidas tendentes a evitarlo.

 

Daños por errores quirúrgicos

Los daños causados durante intervenciones quirúrgicas suponen la aparición de lesiones ajenas a los riesgos normales que la operación conlleva, o que los riesgos contemplados sean causados por una mala técnica quirúrgica, o un deficiente tratamiento de las complicaciones en el postoperatorio.

Hoy en día es muy generalizado el uso de formularios específicos de consentimiento para intervenciones quirúrgicas donde vienen constatados todo tipo de riesgos a los que el paciente se somete.

Tales riesgos son conocidos por la ciencia médica, tanto estadísticamente como en su génesis.

Sin embargo, este tipo de consentimientos no supone que el paciente deba asumir las consecuencias de la realización de una mala técnica quirúrgica.

Ante la aparición de una lesión inopinada habrá que analizar paso a paso lo que ocurrió en quirófano, basándose, en la mayoría de los supuestos, en las hojas de protocolo quirúrgico y anestesia, así como los pasos teóricos de la intervención, todo ello bajo criterios periciales.

 

 

 

 

 

 

ABOGADOS NEGLIGENCIAS MÉDICAS  | info@pallaresfernandez.com